martes, 6 de mayo de 2014

MET GALA 2014

La inauguración de la expo sobre Charles James ("Charles James: Beyond Fashion") en el Metropolitan Costume Institut, quiero decir, ANNA WINTOUR COSTUME INSTITUT no ha dejado NADA (pero absolutamente NADA) que desear.

Porque Charles James es un modisto de los 50, con un background europeo pero, sobre todo, bien conocido por haber creado la Alta Costura Neoyorquina, la mayoría de los asistentes sabía a qué atenerse. En pocas palabras: el Christian Dior americano, el introductor del "Ball" en Norteamérica no merecía menos que un MET BALL. Más allá de los vestidos, ¿habéis paseado por el lugar de la celebración?


Imaginaba que abundarían los Oscar de la Renta: algunos más acertados- Sarah Jessica Parker, "moño" no incluído, por muy de moda que estén- y otros menos. Y, por supuesto, Dior: muy correcto con Charlize Theron, no tanto con (so sorry) Marion Cotillard. Algo de Chanel; la anfitriona haciendo gala de lo que es, ama y señora del mundo de la moda (como por la mañana, por cierto, abriendo su museo con Michelle Obama) . El diseño de Ralph Russo que luce Arizona Muse (hay quien opina que es fea, ¡yo defiendo su corte de pelo y su carita redonda a muerte!) se merece un 10 para la ocasión. Como Karolina Kurkova de Marchesa. Y Bee Shaffer, hijísima de su Ilustrísima Anna, de Alexander McQueen, gustará más o menos, pero lo clava (azul princesa Dinsey incluído). Aerin Lauder se plantó un Charles James tan contenta. ¡Impresionante Karlie Kloss de Oscar de la Renta también!







El negro, fascinante en todas sus vertientes: Gisele Bundchen de Balenciaga, Georgia May Jagger de Thierry Mugler, Dakota Johnson de Jason Wu (azul casi negro). Y mucho blanco y negro también, desde SJP a Hailee Steinfield de Prabal Gurung. Muy guapa Kim Kardashian, aunque me duela, de Lanvin (estilismo parecido a aquél que comenté en su día de Emma Roberts)
Inciso: no soy fan del Gucci de Blake Lively, pero representaba muy bien el luxe americano, rizos dorados, melena ladeada y curvas años '60.



BUT THIS IS NEW YORK, y la elegancia aquí... tiene un sabor especial. Por eso lo clavan las chicas de Stella McCartney, ella incluida (salvo por Rihanna, porque sus copped-tops me cansan, y Reese Witherspoon, que ese vestido, en otro color...) o Dree Hemnigway o Imogen Poots de Proenza Shouler. Y Anne Hathaway con Calvin Klein (el cropped más disimulado, sí), muy en su tónica. También habia un sitio para Diane Von Fustenberg (ella misma o Selena Gomez, por ejemplo), y para Michael Kors, aunque no me haya encantado esta vez (la siempre genial Zoe Saldana). Y para Rosie acompañada de Olivier Rousteing: Balmain! Para lo nuevo de Ghesquière para Vuitton, por supuesto, bien defendido por Michelle Williams. ¡Bien por VB! Adorable naturalidad la de Leihgton Meister.










Y ESTE AÑO, EL PREMIO A LA MEJOR VESTIDA VA A... SUKI WATERHOUSE DE BURBERRY!!! (foto de su insta.)




Lo que no esperaba era tanto Top Shop (Toni Garn, Jordan Dunn...), ni el repetir de Ricardo Tisci para Gyvenchy (lo sabéis, me mata: poor Beyonce, poor Naomi) ni tanto colorido (Emma Stone de Thakoon, el Stella de Reese  ) ni tanto ¿blanco-crema? o, lo que viene a ser lo mismo, mujeres disfrazadas de escamosas sirenas (incluyo aquí a Blake Lively y a Kendal Jenner, entre otras)
Lo de Lupita, y con todo mi cariño hacia Miuccia, sólo tiene un nombre: crimen. Y algo parecido con el Dolce&Gabana de Kate Upton, las Olsen, Rita Ora de Donna Karan Atelier, Dita Von Teese de Zac Posen, Katie Holmes de Bella, digo Marchesa... En fin, esas fotos son las que más circulan...


PRONTO, LA AFTER-PARTY! Y noticias primaverales...

No hay comentarios:

Publicar un comentario