miércoles, 26 de febrero de 2014

LONDON REVIEW

No me voy a detener sobre la semana de la moda londinense. Aunque tal vez debería. En concreto, debería detenerme sobre el desfile de Burberry por el maravilloso Christopher Bailey. Os dejo el video, y sólo digo... PONCHOS.


 Y como yo siempre digo, con la voz de Pete Doherty en mi cabeza... The Last of the English Roses. Flores, flores mortecinas, jardines oscuros. Ya sea con el lirismo de Erdem (Valentino?) o con la sobriedad de Christopher Kane (una de sus mejores colecciones hasta el momento, en mi opinión), o con los prints y cortes desestructurales de Peter Pilotto o Mary Katranzou. Pero siempre puedes apostar por la agresividad de Tom Ford o la versión resumen de todo aquello que se va a llevar: Topshop Unique. Por supuesto, el riesgo está inscrito en la pasarela londinense (Mathew Williamson, Giles).



La flor es ella en Christopher Kane. Plastic y androginia... Creo que mañana opto por la misma combinación de colores.



Erdem. Los abrigos están de moda, en todas las variantes... Y las capas. Nuevos cortes, efecto manga francesa, sustituyen a los cut-out dresses que se venían estilando hasta ahora (espero).


Siempre he pensado que el street style de Londres es el mejor (después del parisino), a ver si estáis de acuerdo conmigo. Sólo allí creepers y kimonos, vestidos lenceros y mocasines, se encuentran.






No hay comentarios:

Publicar un comentario