martes, 4 de septiembre de 2012

HOY NO ES AYER

Ayer fue un día de reencuentros. Después del verano, toca volver a la realidad. Reencontrarse con los amigos y las clases, pero también con las responsabilidades y obligaciones. Habrá que poner buena cara al mal tiempo, ¿no? Yo, que soy muy optimista (cuando quiero), me enfundé unos shorts vaqueros, una camisetilla nude y... ¡hubo que ponerse la chaquetita a media tarde! Ningún problema. Un look... muy yo. Y así me vieron mis amigos...

Sin embargo, hoy era día de cambios. Y de cortes de pelo. Si, sí, de cortar por lo sano. Llevaba más de dos años planeándolo, pero lo he hecho en el momento correcto, no hay lugar a dudas. De pequeña decía que a los 16, que ya sería mayor. Llegaron los dichosos 16 y me di cuenta de que no era tan mayor. Lo aplacé a la universidad... y, ¡dicho y hecho! Y, por supuesto, a conjunto con lo que llevaba puesto.

¿Conclusiones? Fashion is self-expression. Para mí, como apasionada de la moda, pero para todos y cada uno de vosotros también. Inevitable. Este corte de pelo no es sólo capricho o tendencia, es un atrevimiento y una manera de estar más a gusto conmigo misma. He ganado seguridad, y se me ha notado. ¿Es un crimen vivir pensando en qué debo ponerme acorde con cada ocasión? No me disfrazo, me defino. Echad un ojo.


     








No hay comentarios:

Publicar un comentario