miércoles, 5 de septiembre de 2012

FALL/WINTER 2012/2013

Es hora de ponerse las pilas. Comienza la cuenta atrás. La temporada otoño-invierno está llegando a las calles de Madrid. Aunque sea una llegada tardía- en otros países ya se encuentran inmersos en ella- hace tiempo que vengo empollándome revistas y pasarelas de todo el mundo, y, a día de hoy, estoy preparada para hablar con seguridad de mis favoritos para la próxima estación (míos y de muchos).

Chanel. Chanel me volvió loca con esos colores fríos y oscuros (incluso el morado, que tan difícil me parece), geometría hasta en las cejas, destellos y opacos, plumas, abrigos de verdad, sin nunca abandonar el tweed. Un tétrico muy lady, ¿no?.


Y... hablando de tétrico, ¿qué opináis del gótico Versace? Mucho negro, mucho cuero, mucha cruz, metalizados y un bolso rojo y rompedor. El blanco más puro, da miedo. Atrévete después con las calaveras de los bolsos de Zadig&Voltaire (una de mis firmas favoritas, por cierto). Nada mal tampoco la colección de Malababa. ¡No me tiréis de la lengua, adoro las calaveras! 





Pero estos no son los únicos must del otoño/invierno. Vuelve (si alguna vez se ha ido) el maravilloso azul klein, y creo que de la mano de Stella McCartney mejor que de la de ningún otro. Los bordados de las camisas, esos vestidos... ¡y el abrigo!



Tampoco podemos olvidar el barroco de Balmain, Dolce&Gabanna o incluso Pucci,  cada uno en su estilo. Los angelotes de D&G, que considero imposibles en mí, son pura fantasía y tradición. 


¡Más, más! Nos invaden de nuevo pieles, abrigos, monos y  pijamas, los años 20, el sporty-chic, las ganas de entrar en calor bajo amplios jerseys de punto y cuello alto o de ponerse las botas de montar, con o sin caballo. Parece que todo vale, y así es, el abanico de posibilidades es infinito, pero sólo tú sabes cómo llevarlo. Lo mismo de siempre, lo mismo que nunca. Los grandes de la moda no pierden sus señas de identidad, pero se reinventan en cada nueva colección. Los musts del año no defraudan, abarcarlo todo parece imposible. Esto es lo que me gusta de la moda, el poder imitar y crear, retomar y volver a empezar.



Y yo mientras me despido del verano a la vez que voy calentando motores: shorts vaqueros claritos, mocasines, pulseras (¡ojo a las calaveras!), mis gafas de lolita, una blusa de entretiempo, flores en mi bolso... ¡Lo echaré de menos!





No hay comentarios:

Publicar un comentario